Soledad – Booking.com

Lo mejor era la simpatía y amabilidad de Nicola, el dueño. Te recoge en la parada del vaporetto y te lleva hasta el B & B contandote varias anectodas. Es una persona muy divertida, simpática y buena.